Vinos de Andalucía
MIÉRCOLES
20
sep
InicioBodegasVT CádizFine Tempo, vino de autor con la mejor expresión del Parque Natural de Grazalema
Un suelo, una bodega, un vino
Fine Tempo, vino de autor con la mejor expresión del Parque Natural de Grazalema
 
 
El sueño de todo enólogo es encontrar un día una bodega, propia o no, donde trabajar en libertad, lejos de tendencias y gustos de la moda. Todo ello condimentado por suelos y cepas con las que diseñar un vino que exprese lo mejor de su entorno. Miguel Gómez, un joven enólogo nacido en San Fernando y formado en la Universidad de Cádiz, parece que ha comenzado a andar ese camino soñado en la bodega Fine Tempo, en pleno Parque Natural de Grazalema.

La pequeña bodega nace de la pasión por la naturaleza y por la agricultura de Luis Lucero que, tras 22 años trabajando en el Parque Natural como técnico, emprende esta aventura con el objetivo de dar valor a las tierras del entorno de Zahara de la Sierra. Lucero puso en manos de Miguel Gómez el timón de esta singular bodega y los resultados hacen presagiar que no se equivocó.

El concepto es el mismo que en otros grandes vinos, un suelo y un entorno concreto, una bodega singular y un solo vino cada vez que la cosecha consiga la alta calidad que se persigue. El viñedo de 2,3 hectáreas, en la Finca las Lajas, está en pleno Parque Natural y cuenta con las variedades Syrah, Petit Verdot, Cabernet Sauvignon y Merlot. La viña se plató hace unos 8 años en una pronunciada ladera de suelos muy pobres de areniscas y calizas.

finetempo2_386
Miguel Gómez practica una viticultura extrema, ecológica y siguiendo principios de biodinámica. “El principal problema que me encontré fue entender a la viña” comenta Gómez, “todos los tratados y libros de viticultura están escritos con el gusto, el concepto y el clima del norte. Aquí todo es diferente y hay que empezar por entender a la viña y ver como puede alcanzar su mejor expresión en este entorno tan particular de Andalucía”. Miguel Gómez añade que en esta zona sobra luz mientras que en el norte falta e muchas ocasiones y esto obliga a que se apliquen trabajos en el campo diferentes.

Durante la vinificación se practican maceraciones y fermentaciones muy lentas, durante días, sin añadir ni sembrar levaduras seleccionadas. Solo se dejan actuar de forma espontánea las levaduras del entorno. Esto supone un riesgo y un desafío para el enólogo, pero si todo llega a buen fin el resultado suele sorprender. Además, en fine Tempo no se hacen correcciones con ácido tartárico, se respeta la acidez resultante del proceso natural. Todo esto obliga a jornadas agotadoras de trabajo, donde cada tanque de fermentación y maceración requiere una atención continua.

finetempo3_386Otra singularidad de Fine Tempo es la bodega de crianza, una pequeña cueva natural donde reposan una docena de barricas, cada una de un roble diferente y de una edad diferente. “Cada una está criando de una forma diferente, cada una da un gran vino. Selecciono lo mejor de entre ellas para cada añada, dejándonos guiar por nuestro gusto personal, sin pensar en mercados ni en marketing, persiguiendo el vino que a Luis y a mi nos gusta” comenta Miguel.

El resultado es un vino tinto diferente a lo que se produce en su entorno, con un carácter muy particular y con una producción anual que no supera las 3.000 botellas. Un vino que además está demostrando una interesante evolución en botella y que ya ha comenzado a ser reconocido por el mercado.
La añada 2008 era de color rojo muy intenso y de capa alta. Nariz rica, aromas intensos de moras, orejones y algarrobas. Notas minerales, de tinta china. En boca era denso, amplio, con recuerdos de compota, fondo muy largo de cacao y tostados.

En la actualidad está a la venta la añada 2009 y reposa en la pequeña cueva de Zahara la añada 2010.

Encuesta
¿Encuentra con facilidad vinos andaluces en las cartas de los restaurantes que visita?
Colaboradores
José F. Ferrer
Rafael Luque
Jesús Barquín
Fernando Huidobro
Ernesto Suarez
Horacio Mangas
Paz Ivison