Vinos de Andalucía
MIÉRCOLES
26
abr
InicioReportajesMadrid toca el cielo jerezano en una cata de diez vinos históricos
El Sabor de los Grandes 2009
Madrid toca el cielo jerezano en una cata de diez vinos históricos
 
 

Vinos de Andalucía / José F. Ferrer - Los vinos viejos de Jerez son capaces de cautivar la atención de cualquiera que se acerque a ellos. No es necesario ser un experto para entender su carácter único. Pero al mismo tiempo son unos desconocidos. La última cata anual de El Sabor de los Grandes  fue una oportunidad para disfrutar de diez vinos históricos del triángulo jerezano.

La Fundación para la Cultura del Vino ha celebrado la octava edición de El Sabor de los Grandes en el Salón Real del Casino de Madrid, una cata de vinos míticos y única en sus características que se ha convertido en la más prestigiosa del país y que, en esta ocasión, dedicó un merecido homenaje a los vinos de Jerez. No hay que olvidar que esta es la primera vez que esta cita, esperada por los mejores profesionales y aficionados, elige como protagonistas a vinos españoles.

sabor01jf_386El presidente de la Fundación para la Cultura del Vino, Guillermo de Aranzabal, además del director del consejo regulador jerezano, César Saldaña, dieron la bienvenida a los 90 invitados especiales para la ocasión. Los organizadores afirmaron que "cuando se dice que los vinos de Jerez se sitúan entre los mejores del mundo no se está formulando una valoración, en realidad, es la simple constatación de un hecho". Tierras con carácter, viñedo seleccionado a lo largo de los siglos para mejorar la expresión del terreno, factores climatológicos singulares que acentúan la expresión del terruño en la viña y la bodega, técnicas de cultivo y de crianza autóctonas, generaciones de vinateros de éxito internacional y una bibliografía culta de inigualable calidad.

Los vinos elegidos expusieron la gran variedad y la versatilidad de los jereces y representaron con acierto las diferentes tipologías de crianza. También se degustaron auténticas joyas enológicas que fueron seleccionadas especialmente para la ocasión y que no están en el mercado. Las bodegas seleccionadas, unas centenarias y otras de nueva fundación pero que comparten la filosofía de calidad y tradición que avala a los vinos de Jerez, permitieron a los invitados recorrer zonas y estilos variados.

Jesús Barquín, experto en Jerez y asesor en la organización de esta cata afirmó que, "La calidad de los generosos andaluces pocas veces brilla tanto como cuando se pone a prueba junto a los mejores representantes de vinos dulces y oxidativos extraordinarios de todo el mundo (oportos, sauternes, tokaji, eisweine, sélection de grains nobles, trockenbeerenauslese...) los cuales permiten calibrar hasta qué punto los grandes amontillados, palos cortados, olorosos, moscateles y pedro ximénez son grandes de verdad".

Para Barquín, "podría objetarse que estos vinos son difíciles al paladar, aptos sólo para iniciados, además de poco menos que anecdóticos en cuanto a su disponibilidad y volumen de producción. Pero son la esencia de Jerez".

Un paseo por los vinos catados en el Casino de Madrid

inocente_386Fino Inocente
Valdespino fundó la solera de Inocente hace 120 años, antes de que registraran su marca en 1894. Es la marca mas antigua de esta firma jerezana. Es ya el último fino procedente de un mosto fermentado en roble, como los grandes blancos, y además sus uvas son cortadas exclusivamente en el Pago de Macharnudo Alto, para muchos el mejor terruño del Marco. Por ello podemos hablar de un fino de pago, de terruño, algo prácticamente inusual en la zona. Su crianza biológica es lenta y se alarga hasta alcanzar una vejez media de 10 años, es por tanto un fino maduro, cargado de experiencia bajo el velo de flor. Es excelente recién embotellado, pero tiene también una interesante evolución en botella si lo conservamos adecuadamente.

Manzanilla en Rama Barbadillo Primavera 2009
La familia Barbadillo comenzó en 1999 a embotellar en rama su mejor manzanilla. Realiza una saca en cada estación del año para así ofrecer al aficionado la posibilidad de disfrutar de su evolución con el paso de los meses. Con esta manzanilla hace también un homenaje al Coto de Doñana dedicando cada etiqueta a una de las especies de animales que allí habita. Esta manzanilla está embotellada con solo una leve clarificación artesanal con clara de huevo. Por ello permite apreciar su carácter auténtico, sin recortes ni concesiones al mercado estandarizado, es en definitiva una manzanilla en todo su esplendor y la madurez de sus diez años de vejez media.
De color dorado intenso muy vivo, aromas ricos de crianza biológica y en boca claras notas de frutos secos tostados.

sabor09_386Manzanilla Amontillada de Sanlúcar Almacenista Cuevas 1/21
La Bodega Emilio Lustau selecciona este vino de entre las 21 botas de la solera de manzanilla amontillada que la familia Cuevas conserva en Sanlúcar. Es una de las últimas manzanillas amontilladas que sobrevive y que todavía podemos encontrar en el mercado. En ella encontramos la convivencia de la crianza bajo el velo de las levaduras con una posterior crianza de carácter oxidativo. Una verdadera sorpresa para el iniciado, en nariz notas de bizcocho, turrón y tofee. En boca ganan las notas amanzanilladas y los tostados golosos.

Oloroso del Puerto
La colección de etiquetas de Lustau ofrece vinos criados en los tres vértices del triángulo jerezano. Los viejos bodegueros aseguraban que los olorosos portuenses presentaban una mayor finura y una personalidad diferente a los de Jerez por la proximidad de sus bodegas al mar. En su gama de Almacenista encontramos este oloroso de José Luis González Obregón. En boca es seco, seco, con final amargoso y muy largo. Notas de madera, fruta seca, chocolate y especias.

sabor06jf_386Palo Cortado de Añada 1978
Este Palo Cortado es una verdadera rareza en una zona donde los vinos carecen de añada por el sistema de soleras y criaderas empleado para su crianza. González Byass es posiblemente el poseedor de la mayor colección de vinos de añada del Marco jerezano. En 1994 la dirección familiar de la bodega decide embotellar por primera vez uno de estos vinos para conmemorar el 150 aniversario del primer envío de Tío Pepe que se comercializó en el Reino Unido.
De la añada 1978 se embotellaron a mano 778 botellas y hoy solo quedan algunas muestras en bodega, por lo que su cata fue algo único difícil de repetir. Aromas balsámicos, maderas nobles, naranja confitada y notas lácticas se suceden al llevarlo a la nariz. En boca es seco, muy intenso y expresivo.

Palo Cortado VORS Tradición
Bodegas Tradición es una de las empresas mas jóvenes de Jerez pero está dedicada en exclusiva a la crianza de vinos viejos. Durante los primeros años se dedicaron a comprar viejas soleras del marco y hoy son la mejor puerta que pede usar el aficionado para adentrarse en el mundo de los viejos jereces.
Este es un Palo Cortado viejo, de libro, con los reflejos rojizos característicos. Aromas de pastelería con recuerdos de vainilla y cacao, nariz muy compleja. En boca en un primer momento recuerda las sensaciones dulces de un oloroso, a continuación sabores salinos, finalizando con el amargor sutil de un amontillado.

4palmas_386Cuatro Palmas
Esta joya enológica de González Byass no está en el mercado y se llenaron unas botellas para esta ocasión. Duerme en una de las bodegas fundacionales de la familia, llamada "La Reservada" y eso da una idea de los que este vino significa. La solera se crea en 1871 y el vino catado tiene una vejez media de 50 años procedente de finos de gran delicadeza. Son muy raros en el mundo los vinos bebibles con esta edad.
Un vino caoba con reflejos castaños, con aromas muy intensos y particulares a maderas viejas, hierba seca y especias. En boca es extremadamente salino con mucha madera, en el límite. Final eterno.

Sacristía Amontillado de Barbadillo
Las sacristías jerezanas, la mayoría centenarias, son aquellas bodegas que guardaban los vinos reservados para la familia propietaria. Es lógico pensar que en sus botas se atesoraban los mejores vinos de la casa y que su pausado consumo les ha proporcionado una particular crianza. Como los definen muchos, son vinos de meditación cuyos creadores pertenecen a generaciones pasadas, vinos para la reflexión.
Este Amontillado Reliquia tiene una vida media de cien años y una comercialización verdaderamente restringida. Sus soleras se han alimentado con vinos muy viejos comprados a los mejores elaboradores sanluqueños durante la larga historia de Barbadillo.
Color castaño con reflejos verdes. Nariz poderosa y expresiva, notas salinas lógicas por su origen de manzanillas. En boca es muy seco, con buena acidez, concentrado, con una inmensa gama de registros. El posgusto larguísimo con fondo de maderas nobles, almendras y aceitunas verdes.

sabor12_515Oloroso VORS Tradición
Como el Palo Cortado de esta bodega catado antes, este es un Oloroso fiel reflejo de lo que tiene que ser un vino de este tipo. Tiene una vejez media de 45 años y a pesar de ello tiene unas envidiables notas de frescura.
Se embotellan 5.000 botellas al año numeradas a mano. En botella tendrá una magnífica evolución. En nariz encontramos balsámicos, tostados y aromas de cacao. En boca es graso, goloso, con recuerdos de turrón.

Pedro Ximénez "Niños" VORS
La bodega Valdespino cerró la cata con un Px de gran concentración. Un Pedro Ximénez puro sin mezclar con oloroso y de solera con gran vejez centenaria. En la copa manifiesta una gran densidad, tiene color caoba muy oscuro. En nariz intensas notas de gran complejidad, aromas de cacao, torrefactos, café,
especias exóticas, incienso, todo bien integrado. En boca muestra una buena estructura, acidez buena que permite que no sea empalagoso, untuoso con final muy largo.

Encuesta
¿Encuentra con facilidad vinos andaluces en las cartas de los restaurantes que visita?
Colaboradores
José F. Ferrer
Rafael Luque
Jesús Barquín
Fernando Huidobro
Ernesto Suarez
Horacio Mangas
Paz Ivison